lunes, 26 de junio de 2017

Trascendental.


Se pregunta MRRivero en Babelia si en este primer cuarto del siglo XXI el ‘trascendentalismo’ va a venir.

Viene a cuento de la oleada Thoreau hasta en la sopa (de letras). Si ya la semana pasada teníamos portada en otro cultural, no deja de interesarse en el personaje hasta Onfray, que revindica el libertarismo de su grupo americano frente a un supuesto anarquismo.

Bien es verdad que para verdadero trascendentalista está R. W. Emerson, que no se encuentra precisamente en el nuevo mainstream que los editores nos quieren imponer.

No obstante, se acaba de reeditar su opúsculo referido a la 'Self-Reliance', que merece una lectura en estos tiempos convulsos.

A pesar de que Emerson había visto en Platón a un moderno, la portada del librito recoge al Diógenes de ‘La Escuela de Atenas’ de Rafael, su cínico enemigo.

Como nos dejó escritor R.W.E.: “El destino del genio es ser un incomprendido, pero no todo incomprendido es un genio”.




domingo, 11 de junio de 2017

O. Coleman.

 (by  google)



Un día como hoy hace dos años acababa de morir Ornette Coleman, free hasta el final.

Es imposible escuchar jazz (de Louis Armstrong a Miles Davis, de Charlie Parker a Ornette Coleman) sin reponer, en el acto mismo de la escucha, la tradición jazzística anterior. Esa tradición está presente incluso en las ausencias, en los silencios de la tradición, en las rupturas.

El sonido de los instrumentos en el jazz, que es diferente del sonido de esos instrumentos en todo el resto de la música, está construido en continuidad o en debate como homenaje o como crítica de la tradición. Cada gran músico de jazz escucha todos los sonidos anteriores de su instrumento hasta alcanzar el que va a ser particularmente suyo.